UA-47812476-1

lunes, 3 de marzo de 2014

EL SECRETO PARA NO FALLAR LOS RESTOS CON EL COACHING NO-DIRECTIVO

Recuerdo a primeros de los 2000, en una de las ediciones del Open Internacional de Pádel de Madrid que se celebraba en Septiembre en el Club de Campo, que un jugador -ex pareja 2 y todavía entonces top 10- no pudo restar varios servicios seguidos durante una fase importante del partido y comenzó a exclamar frustrado “¡¡¡NO SOY CAPAZ DE RESTAR!!!”

Es normal que un jugador de ese nivel falle algún golpe -suele ser por muy poco- debido a las exigencias del golpe del contrario, que también juega… pero no es habitual fallar varios seguidos en una situación que dominan a la perfección.

¿Qué pudo ser entonces lo que causó que un jugador de tal nivel y experiencia se sintiera incapaz de restar, algo que llevaba haciendo perfectamente toda su vida?

La psicología seguramente tiene mucho que decir acerca de esto, pero siendo jugadores, entrenadores o Coaches, lo que nos interesa es ser capaces de salir rápidamente de una situación así. Por suerte el modelo del Coaching No-Directivo de Tim Gallwey nos aporta una rápida solución.

CAUSAS DE LOS ERRORES
Para entenderla veamos primero las posibles causas de lo que ocurrió usando la “ecuación” básica del modelo que comenté en el post de los orígenes del Coaching No-Directivo, y que dice:

RENDIMIENTO =POTENCIAL - INTERFERENCIAS

En nuestro caso, está claro que el RENDIMIENTO bajó, pero ¿cuál fue la causa?

El POTENCIAL no es algo que disminuya radicalmente en un deportista entrenado, por lo tanto tuvo que ser la aparición de INTERFERENCIAS.

Si recordáis del anterior post en el que hablábamos del Yo 1 y Yo 2 (para entendernos, podemos simplificar diciendo que el Yo 1 es la mente y el Yo 2 es el cuerpo) veréis que el Yo 2 se encargaba de que el cuerpo ejecute automática y perfectamente todo aquello para lo que ha sido entrenado. Por lo tanto no es la causa. ¿Qué queda entonces?

Parece que tras el primer fallo el Yo 1, en vez de permanecer callado y confiado en las posibilidades del Yo 2, comenzó a dejarse afectar por sus temores, fueran cuales fueran los que el jugador tuviera:
. Están más en forma que yo
. Soy inferior
. Qué pensará el público
. No puedo dejar qué…
. Si hubiera…
. Si no hubiera…
. etc
 y probablemente decidió pasar a tomar el control del golpe y a darse instrucciones de cómo debía de ejecutar el golpe: ¡Muévete más rápido!, ¡agarra más fuerte la raqueta!, ¡baja el brazo!, ¡aumenta el ángulo! ¡concéntrate idiota!... etc, etc, etc... ¿os suena? y así el Yo 1, lo único que hizo fue interferir en la eficacia del entrenado Yo 2.

SOLUCIÓN AL PROBLEMA
Y pasemos a lo que nos interesa, ¡la solución!
La verdad es que para solucionar esta situación no necesitamos saber el contenido de los pensamientos del jugador, nos basta saber la estructura, un concepto habitual de la PNL (Programación Neuro-Lingüistica) y que podremos ver en futuros posts. Para solucionar una interferencia recurrente definitivamente, sí conviene que el jugador sea consciente durante la situación o que lo sea durante las sesiones de Coaching.

Como el objetivo es dejar trabajar al Yo 2, y como el Yo 1 no puede desaparecer al ser parte integrante de la persona, la opción que tenemos y "secreto" de este post consiste simplemente en:

¡DISTRAER al Yo 1 concentrándolo en algo interno o externo!

Ahora bien, no sirve cualquier cosa, sino algo relacionado con la eficacia de lo que se desea conseguir, en este caso devolver un resto de pádel. ¿Y qué cosas están relacionadas de forma determinante con un resto de pádel?:
¿Los espectadores? Muy poco o nada, y no van a cambiar durante el proceso
¿La temperatura? Muy poco o nada, y no va a cambiar durante el proceso
¿El tipo de raqueta? Muy poco o nada, y no va a cambiar durante el proceso
...
¿El punto de golpeo de la bola? Bastante
¿La posición de la raqueta antes de golpear? Bastante
...
¿La bola? ¡¡¡Mucho!!!!

¿Por lo tanto en qué convendría distraer al Yo 1 a la hora de restar? Pare claro... en algo relacionado con la bola, como puede ser:
. La marca durante su trayectoria
. El sonido de la bola al sacar y en el bote
. El giro
. Etc…
Por si queréis probarlo, uno que me funciona muy bien es el de decirme a mi mismo “golpe-bote-golpe” exactamente en el momento en el que el contrario saca, la pelota bota y yo golpeo, pues cubre todo el proceso y mantiene a mi Yo 1 bien ocupadito.

RESUMEN
El Yo 1 (mente) interfiere en la eficiencia del Yo 2 (cuerpo) entrenado y para evitarlo, podemos distraer al Yo 1 concentrándolo en una cosa lo más relacionada posible con lo que queremos realizar (la bola en un resto de pádel).

Averiguar qué elementos podemos usar para distraer al Yo 1, que además sean efectivos para lo que queremos conseguir, dependerá de nuestra experiencia, nuestra inteligencia y del tiempo que queramos dedicarle.

En nuestros cursos explicamos muchos secretos más para la gran gama de golpes y situaciones que se dan en el pádel (que son muchas más que en el tenis)

Espero que este post te haya sido útil y te animo a que lo practiques tanto como jugador, profesor o Coach y que me des tus comentarios tras probarlo. Seguro que, como me ocurre en casi todos los cursos, alguien encontrará una sorprendente forma de hacerlo que no se me había pasado por la cabeza antes.

Recuerda que nuestras primeras sesiones de Coaching, en pista o fuera de pista son gratuitas y sin compromiso de seguir el proceso. Sólo tienes que llamar al 675 68 29 26 para concertar la sesión.

¡Hasta pronto!